Programa de Atención temprana

“Se entiende por Atención Temprana, al conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”.

(Libro Blanco de la Atención Temprana).

Entendiendo la definición anterior, en Almaluz, trabajamos con una mirada integral, focalizando y encauzando el quehacer profesional hacia un conjunto de actuaciones que no sólo se dirigen al niño, sino que también centra su accionar en la familia y en la comunidad, de manera que el Programa de Atención Temprana procura, fundamentalmente, enriquecer el medio en el que se desenvuelve el menor, fomentando las interacciones con las personas que le rodean.

Uno de los componentes fundamentales de la nuestra modalidad de trabajo, es detectar las necesidades educativas de los niños y las familias lo más pronto posible.

Nuestra intervención requiere de un trabajo en conjunto con la familia, considerando el contexto en el que se desenvuelve el niño, procurando la adquisición de habilidades y aprendizajes significativos, que faciliten su adecuada maduración en todos los ámbitos y que les permita alcanzar el máximo nivel de desarrollo personal y de integración social.

Los objetivos del Programa de Atención Temprana en Almaluz son:

  • Recibir y acoger a las familias que tienen un hijo con Síndrome de Down y buscan darle una buena estimulación para sacar lo mejor de ellos.
  • Implicar desde el principio al entorno familiar, ya que todos deben adecuarse a la nueva situación, involucrándose y realizando trabajo de equipo y, sobre todo, porque constituye el contexto estimulador natural por excelencia.
  • Contener y acompañar a la familia en las distintas etapas del desarrollo de sus hijos.
  • Favorecer el desarrollo evolutivo del niño.
  • Desarrollar un programa de intervención que permita ir estimulando las distintas áreas del desarrollo del niño o niña.
  • Dar pautas de trabajo para realizar en casa y así ir reforzando la adquisición de habilidades y contenidos.
  • Orientar en el seguimiento y controles médicos que deben ir teniendo nuestros niños.
  • Acompañar a las familias que opten por incluir a su hijo en la educación tradicional, haciendo de puente entre el establecimiento educacional y la familia, manteniendo sus terapias.